Se trata de un sistema que funciona con poca agua y que permite cosechar la misma cantidad de hortalizas que con la técnica tradicional de riego. La iniciativa es ejecutada gracias a la asesoría del municipio de Limache.

El sector agrícola de la comuna concretó un hito importante. Uno de los agricultores que integran el Programa PRODESAL Limache concretó la reconversión de la técnica de cultivo de riego tradicional al hidropónico con paneles solares, lo que implica un ahorro sustancial en el gasto de suministro eléctrico. Se trata de Juan Huerta, agricultor de la localidad de Lliu Lliu, quien desarrolla este método como una alternativa para afrontar la prolongada sequía que afecta la zona central y que incide en la disminución de las reservas de agua.


Sobre esta transición en el área productiva, el alcalde Daniel Morales comentó: “Limache es una comuna agrícola, que depende de lo que se produce en sus campos, y eso no es solo desde el punto de vista económico, sino que desde el punto de vista social y cultural. Hay identidades de ciudad que van generando en torno a las acciones productivas, y obviamente el tema de la producción agrícola para nosotros como ciudad, si queremos mantener nuestras características y esencia, es fundamental. Estamos pasando una situación de escases hídrica grave, donde el nivel de consumo y generación de agua ha disminuido de manera importante. Los pozos de los campos se han secado, las vertientes ya no están llevando agua, y esto ha llevado a que los agricultores tengan que reconvertir sus técnicas. Por lo tanto, ya la agricultora tradicional va perdiendo espacio, pero no por eso, desde el punto de vista cultural, de la disciplina que significa cultivar, tiene que cambiar o tenga que eliminarse, por el contrario, debe reconvertirse, generar procesos innovadores en el campo”.


Este sistema de cultivo produce ahorros significativos en el bolsillo de los agricultores. Una de sus ventajas es que no depende de la energía eléctrica para hacer funcionar las bombas de riego, pues se utiliza la energía solar. Respecto al agua, el recurso puede ser reciclado y no es necesaria la compra de altos volúmenes, cuyo valor es mayor principalmente en los meses estivales.


Al respecto, el agricultor Juan Huerta, pionero en este tipo de sistema, dijo: “Se tuvo que hacer forzadamente por el hecho de que no teníamos agua, ya que cuesta conseguirla. Ahora con todo lo que se puede producir con poca agua uno lo hace, por lo tanto, yo creo que muchos van a tener que hacerlo, y para ello es importante que nos ayuden. El sistema es bueno porque si se trabaja con paneles solares no tiene mayor gasto y no son muchos los días que se lleva para poder cosechar”.
Este conocido trabajador limachino cosecha 1.200 lechugas hidropónicas cada 50 días de los tipos francesa, marina y bionda (estas dos últimas son las más consumidas a nivel nacional). Para producir este volumen utilizando el sistema hidropónico, son necesarios 2 mil litros de agua, lo que significa un ahorro del 96,6% si se compara con el riego tradicional, que utiliza 60 mil litros del vital elemento.


Para materializar este proyecto, Liliana Riveros, encargada del Programa PRODESAL de Limache, explicó: “Nosotros gracias a la municipalidad, a través de los recursos del Programa Prodesal, hemos podido contratar a profesionales que nos han venido a capacitar. Nosotros tenemos asesores de riego e hidropónico, y ellos nos han marcado la pauta en cómo debemos hacer el trabajo. Esto permite que, mediante giras de parcelas demostrativas como esta, podamos incentivar a atreverse a adquirir nuevas tecnologías. Aquí también es importante el compromiso del INDAP que creyó en don Juan Huerta y también facilitó la oportunidad de poder postular a este proyecto para adquirir este equipamiento”.


Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), instituciones y organismos de Chile y el mundo consideran alta la posibilidad de una escasez alimentaria durante los próximos años. Por ello, el equipo PRODESAL de la comuna pretende que más usuarios del programa ejecuten esta innovadora técnica para producir grandes volúmenes de hortalizas de forma sustentable, no romper la cadena agroalimentaria y reducir notablemente el uso del agua en la comuna.

Share This