La estructura rectangular de lona plástica busca evitar el contagio de conductores de microbuses y colectivos

Comprometidos con la salud de los vecinos y vecinas, la I. Municipalidad de Limache lanzó un plan piloto de habitáculos para el transporte público que constan de una estructura rectangular de lona plástica ubicada al interior de microbuses y colectivos, con el propósito de evitar el contacto estrecho entre conductores y pasajeros.

La iniciativa que comienza su fase de prueba, que se extenderá por 7 días estará instalada en 20 colectivos y 5 microbuses de la ciudad, y una vez finalizada la semana será evaluada por los mismos conductores. Si los resultados son exitosos y los habitáculos son bien calificados, se dispondrán en los 300 colectivos de Limache y en todos los microbuses de la comuna.

Al respecto, el alcalde de Limache, Daniel Morales, destacó los esfuerzos que están realizando para proteger a los limachinos, pero sobre todo a quienes deben estar fuera de sus casas.

Creemos que de esta manera estamos protegiendo a los transportistas, especialmente a los conductores que ya tienen el uso permanente de la mascarilla, pero si la podemos reforzar con estos habitáculos que permiten aislar al conductor dentro del vehículo, obviamente lo que estamos generando son condiciones de protección y aumentar las posibilidades de mantener sus fuentes laborales”.

Desde el gremio transportista, Arnoldo Ríos, representante de la Línea 3 de colectivos del sector Andrés Bello y Limache Viejo, agradeció el innovador proyecto que, a simple vista, fue bien cualificado.

Es de buen material, está bien hecho, bien fabricado y lo mejor es que nos va a dar una buena protección. Nosotros somos personas altamente vulnerables. En nuestro gremio tenemos mucha gente adulto mayor, entonces cualquier cosa que nos proteja es un aporte que la Municipalidad nos está dando y agradecemos enormemente”.

Finalmente, en cuanto a los desafíos que significará incorporar el habitáculo, Luis Silva, conductor, dijo que “vamos a tener que acostumbrarnos a recibir y dar el vuelto”.

Los habitáculos, que tienen un gasto unitario cercano a los $12 mil y responden a un financiamiento municipal, se suman a las múltiples medidas de seguridad adoptadas en la zona, tales como el uso obligatorio de mascarillas en espacios públicos, el funcionamiento del pórtico sanitizador de vehículos, entre otros que refuerzan la lucha contra la pandemia.