La sequía que afecta a las provincias de Marga Marga y Quillota ha dejado sin abastecimiento de agua a los productores de las diferentes comunas.

Hace dos meses que los regantes de Limache, Hijuelas y La Calera están desabastecidos del recurso hídrico. Es por esto que los alcaldes de dichas comunas sostuvieron una reunión con el director regional de la Dirección General de Aguas (DGA) para solicitar la intervención del Río Aconcagua con el fin de asegurar los turnos de riego a las tres zonas.

La medida responde a los perjuicios que la falta de agua ha producido en las provincias de Quillota y Marga Marga durante los últimos meses, situación que ya ha complicado a muchos sistemas sanitarios rurales. Los agricultores han visto afectados sus cultivos y niveles de producción, transformándose, también, en una deficiencia tanto en la actividad económica como en la laboral.

Esta acción se solicita luego de que el pasado viernes 4 de octubre venciera el plazo impuesto por el Ministerio de Obras Públicas, para que las cuatro secciones del Río Aconcagua llegaran a un acuerdo de redistribución del vital elemento, lo que no se concretó.

Daniel Morales, alcalde de Limache, señaló que “en nuestro caso, son 1859 hectáreas agrícolas que no están recibiendo el agua para poder desarrollar tranquilamente y de manera relativamente normal su producción” agregando que “entendemos que los regantes no han llegado a acuerdo y por esa razón estamos solicitando la intervención del Estado, para que establezcan cuántas horas de riego van a poder llegar a cada una de las secciones. Si eso se logra, podremos superar de alguna forma la crisis que hoy estamos viviendo, mantener las fuentes laborales y cuidar la producción que se desarrolla en cada una de nuestras comunas”.

Por su parte, la máxima autoridad de Hijuelas, Verónica Rossat, enfatizó en que “las comunas de los alcaldes que estamos aquí en este momento están sufriendo una sequía que no tiene precedentes en los últimos años. Hemos perdido hectáreas agrícolas, superficies de riego importante y eso significa un desmedro económico no sólo para los agricultores, sino que para las comunas enteras. No quiero imaginarme lo que va a suceder, espero que el director General de Agua acceda, ya que es un tema de sobrevivencia”.

El administrador municipal de la Ilustre Municipalidad de La Calera, Robinson Vergara, se sumó a las palabras de los alcaldes argumentando que “me llama la atención la falta de solidaridad de las comunas desde Llay Llay a la parte más alta del valle, porque no es que ellos sean dueños del Río Aconcagua. Lo ideal es que las cuatro secciones hubieran llegado a un acuerdo para poder determinar una cantidad de horas para surtir de agua a todas las comunas que necesitamos agua, pues la crisis no es solamente de una zona, sino que es de todas las comunas que componen la Región de Valparaíso, específicamente el Valle del Aconcagua”.

Los agricultores de las comunas asistentes a la reunión son los más afectados por la emergencia hídrica que aqueja a las provincias de Marga Marga y Quillota. Así lo indica Juan Huerta de Lliu Lliu, quien afirma que “esto es terrible para nosotros, en este momento tenemos agua para uno o dos meses más, después no sé qué vamos a hacer. Los pozos de aguas subterráneas ya están muy pobres, afortunadamente tenemos una posa inscrita, pero nos queda poquito y con eso nos estamos manteniendo por ahora”.